Les leçons de l'Île de Pâques - Texte de Cécile

Publicado en por djibi




Las lecciones de la isla de Pascua

moaisindex.jpgLa isla de Pascua, uno de los lugares más remoto de nuestro planeta, y con una superficie de 160 kilómetros cuadrados, constituyó durante mucho tiempo uno de los misterios más grandes de la humanidad: A saber, ¿Cómo un pueblo dotado de una tecnología rudimentaria, fue capaz de construir más de 600 estatuas de una altura media de más de 6 metros y distribuirlas por toda la isla?

El andar histórico de esta pequeña población de la polinesia no está tejido por extrañas civilizaciones perdidas, ni por prácticas esotéricas, ni aun menos por extraterrestres, como se creyó en algún momento. Es más bien una muestra clara de la dependencia de las sociedades humanas respecto a su medio ambiente.

Es la historia de una civilización que creció más allá de los límites que marcaba su propio entorno y que a pesar de eso desarrolló una cultura depredadora sin tomar en cuenta los recursos disponibles.

Los habitantes de ese lugar se empeñaron en construir, con enorme esfuerzo y a lo largo de varios siglos, una de las sociedades más avanzadas con una forma de vida formada por una gran complejidad de hábitos sociales y religiosos.

Pero el aumento de la población y sus ambiciones culturales resultaron demasiado grandes para los limitados recursos de que disponían. Cuando el medio ambiente quedó arruinado por la presión, la sociedad se derrumbó muy rápidamente cayendo en un estado de semi-barbarie.

Los habitantes de la Isla de Pascua seguramente se dieron cuenta de que su existencia dependía de los limitados recursos que les ofrecía el entorno, pero fueron incapaces de idear un sistema que le permitiese encontrar el equilibrio justo con su medio ambiente.  Por el contrario, consumieron sin miramientos los recursos hasta que por fin no quedó nada.

La historia de este remoto y pequeño lugar tiene implicaciones profundas, de cuyas  lecciones dependerá el devenir de nuestra especie. Como la isla de Pascua, la Tierra, tiene recursos muy limitados para mantener la sociedad humana  y para atender a nuestras cada vez más crecientes necesidades, muchas de ellas tienen como único sustento la sin razón y la "gula" material.  La historia de este lugar es uno de los ejemplos más gráficos y didácticos acerca de la finitud de nuestros recursos.

Cécile travaille en Catalogne dans l'éducation à l'environnement au sein de l'association APEU dont elle est fondatrice et animatrice. On publiera ici certains de ses textes en guise d'auto-formation citoyenne! Merci Cécile.

Etiquetado en Textes de référence

Comentar este post